Tres lugares imperdibles cerca de Roma

Roma impacta a la mayoría de los viajeros. Pero además de la ciudad propiamente dicha, existen numerosas atracciones que podemos conocer conduciendo unos pocos kilómetros.

Por eso, la empresa de alquiler de autos Budget ofrece un servicio casi obligatorio si queremos recorrer y descubrir las maravillas que alberga esta ciudad y sus alrededores con comodidad.

Tres lugares imperdibles cerca de Roma

 

Pompeya y Herculano. A unos 200 kilómetros hacia el sur de Roma se encuentran Pompeya y Herculano. Para visitar Pompeya, es recomendable madrugar para poder pasear por el empedrado sin multitudes. Pompeya constituye un lugar verdaderamente excepcional, ya que se ha convertido en una especie de fotografía de cómo era la vida hace 2000 años en esta ciudad, cubierta por la erupción del Volcán Vesubio. Es un sitio lleno de templos y grandes mansiones, de lugares de ocio y comercios. A poca distancia, Herculano, más pequeño que Pompeya, es casi un parque en el centro de la ciudad de Herculano actual. Las casas de esta antigua ciudad romana se encuentran en mejor estado de conservación que las de Pompeya.

Pompeya © Xavi

Villa Adriana. A unos 30 kilómetros de Roma, aparece esta villa, que  es un conjunto de edificios clásicos construidos en el siglo II bajo las órdenes del emperador Adriano: palacios, fuentes y termas, en unas 20 hectáreas donde además se ubican las reconstrucciones de los edificios griegos y egipcios favoritos del emperador. Una laguna circular rodeada de columnas alberga una isla en el medio. Esta estructura se conoce como Teatro Marítimo, ubicada entre bibliotecas, baños, jardines y fuentes. El “Canopus”, uno de los sitios más famosos de Villa Adriana, es una copia de un santuario que se encuentra cerca de Alejandría. 

Canopus © Pom Angers

Ostia Antica. Ostia Antica, situada 30 kilómetros de Roma, fue un importante centro comercial y portuario. Estuvo enterrada durante más de 10 siglos, debido a que fue abandonada por la pobreza y la malaria que la asolaron. La ciudad se encuentra bastante bien conservada, por lo que podemos ver la mayoría de los edificios que la constituían. Una calzada principal atraviesa ostia Antica. A ambos lados los pórticos de los edificios muestran ruinas de tabernas, tiendas, almacenes y un teatro donde podemos ver representaciones durante los meses de verano. Dieciocho templos dedicados al dios persa Mitra, una sinagoga judía y una basílica cristiana completan el escenario fantasmagórico de este pueblo.

Ostia Antica © Tristan Ferne

Por último, no está de más recordar que el alquiler de autos en Roma es una  alternativa ideal para poder recorrer esta maravillosa ciudad y sus alrededores por nuestra cuenta sin depender de terceros.

Deja un comentario