Vacaciones en Brasil: naturaleza en estado puro

Decidir el destino de las próximas vacaciones puede ser tarea complicada. Las variables a evaluar son muchas y diversas: distancia, presupuesto, tiempo, atracciones, eventos, etc. A esto se le sumarán las características particulares de viajes familiares, en pareja, con amigos o de forma independiente, y la relación que estableceremos con el entorno. Pero todas las incertidumbres suelen superarse si pensamos en unas vacaciones en Brasil, país que sacia los intereses y necesidades de cualquier viajero.

Vacaciones en Brasil: naturaleza en estado puro

Con más de ocho mil millones de kilómetros cuadrados de superficie y una gran presencia de la naturaleza en estado puro, Brasil se reconoce como uno de los principales destinos turísticos del mundo y el más importante de Sudamérica. La selva amazónica, el carnaval de Río de Janeiro y las numerosas y extensas playas que lo bordean son los íconos de este país que es el quinto más grande del globo.

La riqueza cultural ofrece un atractivo particular para quienes buscan arte e historia. La música habita cada rincón invitando a ser parte de la famosa “alegría brasilera”. Los diferentes pueblos indígenas hacen que los rituales, danzas y disciplinas proliferen con sus particularidades a lo largo y ancho de los pueblos.

Los entornos naturales únicos que ofrece este país son especiales, además, para vivir una experiencia de ecoturismo, práctica creciente en los últimos años. Explotando de manera sustentable los espacios y atracciones paisajísticas, su flora y su fauna, aquí se genera una consciencia ecológica y ambientalista, incentivando el turismo respetuoso con el medio y promoviendo el bienestar de las poblaciones locales y su biodiversidad.

Bahía de Sancho (Fernando de Noronha) © Alejandro Del Vecchio

En este sentido, el modo de viaje que elijamos para disfrutar de las costas brasileras resultará fundamental para sentir que vacacionamos sin impactar negativamente en el lugar. Los paquetes que escojamos incorporarán, seguramente, el traslado desde el aeropuerto hasta el hospedaje elegido. Aquí y en el resto del viaje, compartir transporte  será una forma de economizar energía y reducir la contaminación.

En cuanto al alojamiento, podremos encontrar grandes hoteles con servicio de desayuno, media pensión o todo incluido. Pero si queremos convivir de una manera más íntima con el entorno, reduciendo las consecuencias desfavorables para el lugar, sin dudas las posadas serán la mejor elección.

Una posada, o pousada en el portugués original, es un tipo de alojamiento bastante más pequeño que un hotel, generalmente de una sola planta y en armonía con el entorno en el que se emplaza. Puede funcionar en relación a una casa de familia, ser un complejo de cabañas o bungalows, o directamente una casa independiente, seguramente tipo chalet. Por lo general, solo brindan el servicio de desayuno. No obstante, las posadas no implican un determinado nivel de lujo o una cantidad de estrellas en particular. Libremente, estos hospedajes suman facilidades y atracciones, o restan impedimentos para un descanso placentero.

En Florianópolis, Buzios u otros destinos brasileros de playa, las posadas suelen integrar los paquetes turísticos que ofrecen las agencias. Una forma altamente recomendable para habitar tierras brasileras en una verdadera experiencia de armonía con la naturaleza.

Etiquetas:
Previous Post

Deja un comentario