Una playa tan paradisíaca como mortal

La isla Fraser (o K’gari) se encuentra cerca de la costa sureste de Queensland, Australia, y tiene la playa más peligrosa del mundo.

Si bien es posible que esta isla haya estado habitada por humanos por más de 5000 años, ¡es un lugar excepcionalmente peligroso para ir!

Sus mortales playas albergan prácticamente todo lo que desearíamos evitar para mantenernos con vida. De hecho, los helicópteros de rescate con frecuencia vuelan al área para salvar a los visitantes víctimas de emergencias médicas.

No hay ningún lugar en la isla para buscar atención, lo cual es en sí mismo otro riesgo, pero en realidad ese es solo el comienzo de los peligros de Fraser.

Playa en Isla Fraser © Creative Commons

En primer lugar, la isla es el lugar de reunión favorito de los jóvenes tiburones blancos. Sin embargo, no solo es conocida por los ataques de tiburones, sino también por los ataques de dingo. Los dingos son una raza de perros salvajes nativa de Australia y, como cualquier depredador salvaje y no domesticado, pueden ser extremadamente peligrosos para los humanos.

Pero, como si esas dos criaturas mordaces y aterradoras no fueran suficientes, Fraser también alberga medusas peligrosas, incluidas las Irukandji y las Blue Bottles. Las picaduras de los tentáculos de estas dos especies requerirán atención médica, que (insistimos) no se puede encontrar en la isla.

Estos animales poco amigables de Fraser, sorprendentemente, no son los únicos que hacen que la playa sea tan mortal. El océano en sí es conocido por ser excepcionalmente peligroso y por sus poderosas mareas. Dado que no hay socorristas patrullando en Fraser, ni banderas de advertencia, los turistas a menudo se lanzan a darse un chapuzón y no pueden regresar a la costa.

Más allá del mar, incluso la arena misma es peligrosa en Fraser. Ya sea que esté caminando o conduciendo a través de ella, la arena presenta una serie de peligros. Muchos turistas, por ejemplo, encuentran tentador correr por las dunas de arena hacia los lagos de abajo, pero como la arena de los lagos no se puede ver, la profundidad es a menudo difícil de medir, lo que lleva a entusiastas buzos de arena a sufrir lesiones en la cabeza. Y cuando se trata de conducir un automóvil por la arena, también hay múltiples accidentes y vuelcos cada año.

Fuente: Culture Trip

Etiquetas: ,
Post anterior

Deja un comentario