Isla Grande: un paraíso para desconectarse

Isla Grande (Ilha Grande), en Brasil, a 180 kilómetros de Río de Janeiro y frente a las costas de Angra dos Reis, es un paraíso para los amantes de la naturaleza y para quienes deseen desconectarse de la vida citadina. En la isla no circulan automóviles, no hay bancos, no hay hoteles. Su relieve montañoso está cubierto en su inmensa mayoría por mata atlántica, cortada transversalmente por diferentes senderos (trilhas) que conducen a espectaculares playas de aguas transparentes. Isla Grande es un destino ideal para los que buscan naturaleza, pero definitivamente un destino poco recomendable para quienes prefieren el lujo, las compras y las noches movidas.

Isla Grande se puede visitar durante todo el año, pero en invierno (desde junio hasta agosto) llueve menos, mientras que entre noviembre y abril, en cambio, es más caluroso pero llueve mucho. Hay que tener en cuenta que en esta zona de Brasil puede llover durante días enteros de manera copiosa.

La forma más rápida y segura de llegar a Isla Grande (pero no la más económica, desde luego) es contratar un transfer desde Río de Janeiro hacia Angra dos Reis (la otra alternativa es utilizar el transporte público). Luego no queda otra posibilidad que cruzar desde allí, hacia la isla, en ferry.

Isla Grande ofrece gran cantidad de actividades acuáticas y terrestres. Los dieciséis senderos que se han trazado a lo largo de la isla ofrecen variados grados de dificultad para hacer trekking o mountainbike. Hay playas con mar calmo, ideales para nadar o hacer snórkel, y otras con olas ideales para practicar surf. Todas estas actividades requieren, en su mayoría, una buena preparación física y conciencia ecológica.

Praia Lopes Mendes © Alejandro Del Vecchio

Praia Lopes Mendes © Alejandro Del Vecchio

Abraão es la villa principal de la isla. Desde allí resulta muy recomendable animarse a recorrer (al menos) tres senderos. El señalado como trilha uno (circuito do Abraão) no requiere más de dos horas de caminata y permite conocer las ruinas del presidio de Lazareto, un antiguo acueducto que se mantiene en pie en medio de la selva y Praia Preta, una pintoresca playa de aguas cristalinas y calmas, pero de arenas negras. Luego las trilhas 10 y 11 conducen a Lopes Mendes, tal vez la playa más bonita de toda Isla Grande. El trayecto, si tenemos suerte, contará con la presencia inesperada de amistosos macacos en su entorno natural. La playa, de arenas blancas, resulta ideal para los surfistas, pero también para quienes deseen disfrutar de un baño refrescante.

Más allá de estas actividades que podremos realizar por cuenta propia si nos alojamos en Abraão, en Isla Grande existen numerosas excursiones que valen mucho la pena. Para empezar, es muy recomendable tomar algún tour de snórkel que se dirija en catamarán o lancha a Lagoa verde y/o Lagoa azul, donde fácilmente se pueden apreciar estrellas y caballitos de mar, peces tropicales y, con un poco de suerte, alguna tortuga. Pero si queremos asegurarnos un grato encuentro con tartarugas, entonces nuestro lugar es la ensenada de Araçatiba: allí existe un centro de conservación de tortugas marinas abierto al público. Para quienes tienen certificación de buceo, las opciones son numerosas (incluido el “naufragio” de un helicóptero). Mergulhar es Isla Grande será una experiencia inolvidable, debido a la variedad de entornos y a la sorprendente fauna que los habita.

Estrella de mar en Lagoa azul © Alejandro Del Vecchio

Estrella de mar en Lagoa azul © Alejandro Del Vecchio

Finalmente, para los más aventureros (y en excelente forma física), escalar el Pico do papagaio -una de las “siete maravillas” de Isla Grande- asegura unas vistas impresionantes. No tiene más de mil metros de altura, pero es aconsejable subir con un guía, ya que la distancia total a recorrer es de unos 18000 metros (ida y vuelta), trayecto que puede llevar entre 6 y 7 horas, si las condiciones meteorológicas son óptimas.

Mapa de Isla Grande

TOP 10 de atracciones imperdibles en Isla Grande

Tomar una excursión de snórkel a Lagoa Verde $$
Recorrer la Bahía de Abraão en kayak $$
Visitar las ruinas del acueducto y del presidio de Lazareto ¡gratis!
Visitar Praia Preta (la playa de arenas negras) ¡gratis!
Caminar las trillas 10 y 11 para llegar a la playa de Lopes Mendes ¡gratis!
Bucear en Lagoa Azul y/o Bananal $$$
Bucear donde el “naufragio” del helicóptero $$$
Hacer snórkel en Araçatiba con las tortugas $$$
Visitar la Igreja de São Sebastião ¡gratis!
Escalar el Pico do papagaio ¡gratis!

Deja un comentario